Saltar al contenido

Sacapuntas y Afilalápices para la puesta a punto del lápiz

¿Qué sería de nuestro lápiz sin un sacapuntas? Esta herramienta de dibujo para afilar lápices es otro imprescindible para todo dibujante, te ofrecemos un catálogo de sacapuntas con los tipos y las características de cada uno para que elijas el que más te guste:

El mejor sacapuntas eléctrico en oferta

El sacapuntas eléctrico de la marca Tepoinn funciona tanto con batería como con cable y es perfecto para oficina, hogar o escuela. Afila el lápiz perfectamente sin dejar marcas en el grafito. Es un afilador electrónico compacto y fiable que tiene más de 40 opiniones y 4 estrellas de amazon. Es sin duda una opción perfecta para ti!

Tepoinn - Sacapuntas eléctrico que funciona con batería o cable, perfecto para oficina,...
  • El sacapuntas lleva cuchillas de acero de carbono prémium y mide 11 x 7 x 7,8 cm.
  • Con dos agujeros para lápices diferentes y papelera de recolección extraíble.
  • Un par de cuchillas de repuesto y un destornillador pequeño.

Ver todos los sacapuntas en amazon

El sacapuntas cómo herramienta de dibujo

El sacapuntas es el instrumento que se utiliza para afilar la punta de los lápices de grafito o de colores. También se les llama afilalápicestajalápiztajadorafiladorafila o maquinilla de hacer punta… !la lista es larga!

Afilalápices de cuchilla

Tipos de sacapuntas

Hay diferentes tipos de sacapuntas según su funcionamiento, te ofrecemos una breve descripción de cada uno y te presentamos distintas oportunidades para que valores cuál es tu mejor opción de compra.

  • Sacapuntas eléctrico
  • Sacapuntas manual
  • Sacapuntas de manivela

¿Cómo utilizar un sacapuntas?

A medida que dibujamos y debido al roce con el papel o material sobre el que empleamos la herramienta, la mina del lápiz se va desgastando. En ese caso necesitamos que el lapicero vuelva a tener la punta necesaria para seguir con nuestro trabajo.

Sacar punta con el Afilalápices de cuchilla común

Puedes comprar el sacapuntas de cuchilla común. Es el afilalápices más pequeño, manejable y lo usaremos de forma muy manual.

Deberemos agarrar el cuerpo del afilador con una mano mientras que con la otra introducimos el lápiz por el orificio de entrada. Una vez insertado el nos aseguramos que está bien al fondo y lo hacemos girar en el sentido de las agujas del reloj.

El truco de un buen afilado es mantener una velocidad y fuerza suficiente para que la madera y la mina de grafito o color no se astillen.

Afilar el lápiz con un sacapuntas de manivela

En este caso debido al tamaño del objeto y a la comodidad a la hora de usarlo, el afilador irá posado y sujeto de forma fija sobre la mesa.

Con una mano introduciremos el material a afilar por el orificio indicado, mientras que con la otra hacemos girar la manivela con nuestras manos.

Debería bastar con dar unas 8 vueltas para que el lápiz estuviese perfectamente afilado, pero esto dependerá, también, del modelo de afilador de manivela que tengamos o estemos usando. Puedes comprar un sacapuntas de manivela moderno que no dan ningún problema.

Sacapuntas eléctrico con cable o batería

Al comprar un sacapuntas eléctrico verás que es el más avanzado y evolucionado de los 3 tipos nombrados, este tipo de alifa lápiz ofrece la ventaja de no tener que realizar giros de muñeca, es el único sistema en que para cortar la madera y la mina, gira la cuchilla y no el lápiz.

comprar sacapuntas electrico

Basta con colocar el lápiz bien introducido por el agujero y presionar un botón para que se ponga en marcha el motor que hará girar la cuchilla. A veces el arranque del motor es activado ejerciendo una presión extra en la introducción del propio lapicero.

Comprar sacapuntas eléctricos baratos

El desgaste hace que la barra de grafito o color, deje de estar en punta y afilada para pasar a  redondearse.

Si el desgaste se produce por un uso agresivo o por un uso prolongado del lápiz en la misma posición de manera constante, la punta pasa a hacerse más plana y amplia a medida que el desgaste avanza, hasta llegar al punto de quedar inservible debido a que el grafito alcanza a la misma altura que la madera que recubre la misma barra de grafito o color.

Compra un buen sacapuntas y evitarás destrozos mayores
Un mal afilado del lápiz puede provocar que la punta quede débil y con peligro de rotura

A veces la barra se rompe y despedaza.

¿Cuándo se inventó el sacapuntas?

Antiguamente, antes de tener el sacapuntas como herramienta de afilado se utilizaban,  para este fin, cuchillos y navajas.

Pero el acabado de corte con el cuchillo, navaja o  cúter, no es ni de buen trozo igual de bueno que con los sacapuntas, aunque si eres muy preciso y concienzudo  ya que estos dejan el afilado uniforme y perfecto para el uso del lápiz para la escritura, el dibujo o el pintado.

Fue Bernard Lassimone quien solicitó la primera patente para los sacapuntas de lápiz en 1828.

Diecinueve años después en 1847, fue Therry des Estwaux quien inventó los sacapuntas de lápiz manuales.

Hoy en día, hay veces que es necesario el uso de otras herramientas como cuchillos, navajas o el cúter, para afilar los lápices y darle una forma distinta a la del sacapuntas.
!Quién no se ha visto alguna vez sin sacapuntas y ha tenido que afilar un lápiz con esas otras herramientas!

Algunos tipos especializados, tales como lápiz de un carpintero todavía se afilan con cuchillo, debido a su forma plana.

Es el más económico, común y pequeño con unos 25 milímetros de tamaño y no tiene ninguna pieza móvil.

Consta de una cuchilla metalizada de corte, fijada a una cuerpo que puede ser de plástico, madera o metal.

El cuerpo del sacapuntas incluye normalmente un o dos orificios de diferente diámetro donde se introducen los lápices a afilar.

Pudiendo afilar lápices de diferente tamaño con la misma herramienta.

Aunque no es lo habitual, también existen sacapuntas de mano con múltiples agujeros.

Estos sacapuntas pueden ser sencillos o estar incluidos en un envase destinado a contener las virutas que se generan durante el proceso de sacar punta al lápiz.

Los sacapuntas con cubierta de plástico tienen muy diversas formas: redonda, hexagonal, de corazón, de animalitos, elípticos, trampa, etc.

Aunque esta operación es sencilla de realizar, es importante estar atento de cuánta punta se ha sacado a fin de no quebrar la punta del lápiz y observar el grado de afinamiento que se desea emplear. Las personas que sacan punta atropelladamente, sin prestar atención, quiebran muy frecuentemente las puntas de sus lápices, disminuyendo así la vida útil de los mismos.